Encuentranos en:
 
Embarazo adolescente

El embarazo adolescente es aquel que se produce en una mujer adolescente entre el comienzo de la edad fértil y el final de la etapa adolescente. Se ha detectado que la causa de los embarazos en adolescentes no solo radica en la falta de conocimiento e información respecto a la anticoncepción, ni la inaccesibilidad de los servicios y métodos, sino primordialmente en patrones socioculturales que refuerzan las condiciones de subordinación de la mujer en la sociedad y además una frecuente falta de un plan de vida por parte de las y los adolescentes.

Nuestra cultura principalmente exalta la maternidad como la única fuente de realización femenina y por consiguiente vinculada a la identidad femenina de ser madre.

Una madre adolescente corre riesgos de salud cuando va a dar a luz, debido a que muchos casos de embarazos en la adolescencia se mantienen en secreto y las futuras mamás no cumplen con el control durante el embarazo, ni reciben ningún tipo de atención médica.

También puede suceder que la adolescente embarazada decida abortar o la puedan haber convencido de hacerlo. En nuestro país esto se considera un delito, su práctica suele realizarse de manera clandestina. La responsabilidad de un embarazo adolescente compromete de forma física a la madre, pero no es sólo un problema de ella, también lo es del padre, por lo cual las causas y consecuencias de los embarazos involucran y afectan a ambos de manera directa.

¿Por qué tenemos embarazos adolescentes?

  1. Falta de educación sexual: muchos adolescentes llegan a esa edad sin ninguna información sobre las funciones sexuales, desconocen la relación entre sexos y como se previene un embarazo.
  2. Percepción actual acerca del sexo: en los medios masivos de comunicación, la televisión, el cine, los videoclips, la publicidad y en los lugares de diversión se estimula las relaciones sexuales sin amor, sin compromiso y sin responsabilidad.
  3. La información sobre métodos anticonceptivos: los métodos a los que los adolescentes sexualmente activos pueden recurrir es escasa, errónea e inaccesible.
  4. El creciente uso y abuso del alcohol y las drogas: desde edades cada vez más tempranas, este consumo influye negativamente en la actividad sexual sin protección.
  5. Demanda insatisfecha de anticoncepción: los altos niveles de embarazo en adolescentes son un reflejo de la falta de información, educación y acceso a los servicios de salud sexual y reproductiva.

¿Cuáles son las consecuencias para las adolescentes?

El embarazo adolescente tiene consecuencias adversas tanto de tipo físico como psicosocial en especial en los más jóvenes y sobre todo en los pertenecientes a familias con escasos recursos.

Entre las más importantes se encuentran:

  • Físicas: Alto riesgo para la futura mamá de presentar abortos, partos prematuros, dificultosos o complicados, anemias, infecciones. Pueden además presentarse complicaciones para el bebé como bajo peso al nacer, deficiencias de crecimiento e incluso mortalidad.
  • Psicológicas: un embarazo no deseado para la madre y el padre genera una baja autoestima, depresión por el rechazo de la familia o del entorno, en casos hasta de la misma pareja, temor por asumir responsabilidades, incapacidad por el cumplimiento de metas.
  • Socioculturales: Separación de familias, imposibilidad de concluir estudios escolares, lo que deriva en la escasa preparación para un nuevo ambiente laboral y muchos más riesgos de separaciones frecuentes en las parejas de jóvenes.

Cifras en Bolivia

La tasa de fecundidad en adolescentes se ha incrementado entre de 83x1000 a 88x1000 entre los años 2003 a 2008, lo cual muestra una tendencia creciente de la proporción de adolescentes que son madres o están embarazadas; en un análisis por capitales de departamento y ciudades principales la proporción de adolescentes y jóvenes que han iniciado actividad sexual se incrementa notablemente.

En Bolivia la población adolescente de 10 a 19 años, representa alrededor del 23% de la población total del país, del cual un 49% corresponde a adolescentes de sexo femenino, en quienes se estima, según datos de la Encuesta Nacional de Salud (ENDSA 2008), que cerca de un 18% ya son madres o están embarazadas (de 15 a 19 años). Al menos la mitad de estos embarazos no fueron planificados al momento de la concepción.

Según Encuesta Nacional de Salud (ENDSA 2008), los municipios con mayores tasas de embarazo en adolescentes son:

  • El Alto que registra un promedio de 83%, Santa Cruz 71%, Guayaramerín 76%, Riberalta 71% y Colcapirhua 74%. La misma fuente revela que de las adolescentes encuestadas que ya iniciaron relaciones sexuales, un 60% habían estado embarazadas en algún momento y resulta llamativo que el 9% corresponde a adolescentes menores de 15 años.
 
Derechos Reservados ® Marie Stopes Bolivia - 2017
Diseño y Producción Nova Interactiva