Encuentranos en:
 
Género y diversidad cultural

En la sociedad boliviana existen instituciones y mecanismos a través de los cuales se transmite la cultura. Este proceso de socialización abarca elementos como el lenguaje, la cosmovisión, las reglas morales, las religiones y el género.

Las relaciones de género son determinantes en la vida de los individuos. Desde una edad temprana se socializa a los niños y a las niñas para que adopten los ideales concretos de la masculinidad y la feminidad, que afectarán a la persona el resto de su vida, a partir de aquello comienza un trato diferencial y éste aprendizaje de género.

Las formas en las que son transmitidos los valores de género son tanto conscientes como inconscientes. El lenguaje, las acciones de la vida cotidiana, la ropa, el trabajo, las relaciones familiares, les dan a las niñas y los niños los elementos para comportarse de acuerdo con el género asignado y para elaborar su auto imagen.

Los elementos más importantes que intervienen en la construcción del género siempre han sido la familia, la escuela y hoy en día los medios de comunicación.

Por su parte la salud reproductiva multicultural trabaja desde el punto de vista de muchas sensibilidades culturales. Los aspectos sociales y culturales tienen un papel importante en la efectividad de programas y políticas sobre la salud reproductiva multicultural. Las sensibilidades culturales son especialmente importantes en un área en que las dimensiones son muy íntimas y el diálogo entre las diferentes partes es esencial.

La salud intercultural sexual y reproductiva compagina los papeles tradicionales y culturales de los miembros de la comunidad con los avances de la medicina moderna. En los procesos interculturales es importante buscar complicidad y alianzas con los agentes/actores que ya tienen un papel destacado en las comunidades, como son por ejemplo las parteras tradicionales en las comunidades indígenas. “Las parteras empíricas ocupan un lugar estratégico en la asistencia de la madre y el recién nacido en las comunidades aborígenes de América Latina que, por razones geográficas, económicas y/o culturales, no tienen acceso a la atención sanitaria institucional. Algunas experiencias demuestran que las comadronas pueden ser un puente de articulación entre la medicina académica y la tradicional para lograr disminuir los altos índices de mortalidad materna en países en vías de desarrollo”. Los altos índices de mortalidad materna e infantil demuestran la necesidad de capacitar a las parteras con conocimiento moderno y actualizado, y contar con su complicidad en el contacto con los/as usuarios/as de los servicios.

 
Derechos Reservados ® Marie Stopes Bolivia - 2017
Diseño y Producción Nova Interactiva